Personal sin el título para ejercer es contratado por el ‘gigante’ de la sanidad privada en Canarias

En medio de todas las dificultades detenidas por la pandemia de covid 19, y la gran dificultad para encontrar en el mercado laboral enfermeras y enfermeros la mayor empresa de la sanidad privada en Canarias, el grupo Hospiten de Pedro Luis Cobiella, optó por emplear en una de sus clínicas ubicada en el municipio turístico de Arona, en el sur de Tenerife, personal que no cuentan con el título que se requiere para ejercer la profesión, es decir, un grado universitario, pero que además no figuran en los registros oficiales del colegio de dicho gremio.

Estos son técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), la misma es una categoría para la que se exige una formación inferior, un ciclo de grado medio de Formación Profesional (FP), y que además tiene encomendadas funciones de servicios complementarios en la asistencia sanitaria, de acuerdo a lo que recoge el Estatuto de Personal Sanitario no Facultativo de la Seguridad Social, por el que se encuentra regido.

Durante los dos últimos meses, en la planificación de los turnos de trabajo en Enfermería en las dos plantas de hospitalización que se mantienen abiertas en Hospiten Sur (la 4 y la 3 norte, y que históricamente son utilizada para los pacientes que ha sido derivados desde el Servicio Canario de Salud), es posible encontrar al menos tres trabajadores, que responden a las iniciales J.D., P.O. y A. C.

Además no pueden ser ubicados ni en la base de datos central del Consejo General de Enfermería, ni en la del Colegio Profesional de Santa Cruz de Tenerife, más allá de que la colegiación se trata de un requisito indispensable para ejercer. En oportunidades pueden ser ubicados como únicos enfermeros por turno en alguna de estas plantas. Dichos empleados no están reflejados en el planning que por titulación les corresponde, es decir, el de los auxiliares.

También es posible encontrar sus nombres en los registros de evolución de Enfermería de pacientes de la clínica, debido a anotaciones que son recogidas en intervenciones realizadas y que, de acuerdo al artículo 85 del mencionado Estatuto de Personal Sanitario No Facultativo, se encuentran prohibidas para los técnicos en auxiliares de cuidados.

Como vienen a ser la administración por vía parenteral (inyecciones) de medicamentos o técnicas invasivas como canalización de vías periféricas o sondajes vesicales. Con respecto a la redacción de ciertos de estos apuntes se ha llegado a utilizar incluso la expresión «con la ayuda del auxiliar», de este modo dichos trabajadores asumen el rol de enfermero titulado.

Los sindicatos ya han recibido quejas por dichas prácticas laborales, ante lo cual han señalado: «Las estamos comprobando y, si las podemos constatar, presentaremos una denuncia ante Inspección de Trabajo», de esta manera sostiene el secretario general en Canarias del sindicato de Enfermería Satse, Leopoldo Cejas.

Mientras, al presidente del Colegio de Enfermería de Canarias, José Ángel Rodríguez, no le consta ninguna denuncia. Sin que se llegue a entrar a valorar el caso concreto de Hospiten Sur, los dos coinciden que el empleo de técnicos auxiliares en cuidados para ejercer labores de enfermeros titulados y colegiados constituye un acto grave de intrusismo profesional.