Derechos de los consumidores ante el estado de emergencia mundial por el coronavirus

Ante la situación de salud que se encuentra afrontado gran parte de la humanidad, se deben tomar en consideración determinadas excepciones en cuanto a las actividades diarias que ya se habían cancelado como colegios, transporte, gimnasios, comedores, entre otros. Es por ello, que no solo debemos acudir a una oración milagrosa para que todo pase, sino conocer a fondo cuáles son nuestros derechos y los posibles mecanismos que se deben accionar como consumidores durante el estado de emergencia.

El coronavirus nos ha impuesto una situación realmente excepcional, el cual se ha encargado de modificar los términos de las relaciones que han existido entre las empresas y sus clientes. El cierre de las actividades que no son catalogadas como esenciales junto a un confinamiento de la población tras el decreto de estado de alarma que en la actualidad se vive tanto en España, como en el resto del mundo, lo que ha generado gran cantidad de incertidumbre en el ámbito de los consumidores, quienes se han contrariados al momento de acceder a los servicios contratados y los que ya han sido abonados como por ejemplo gimnasios, diversas clases particulares, los colegios o quizás los comedores escolares.

Del mismo modo, el total o parcial cierre de todas las tiendas ha conllevado a la modificación de lo que se había establecido desde siempre como las relaciones y garantías habituales de los clientes con respecto a los establecimientos. De forma generalizada, ha habido una inclinación hacia salvaguardar el interés de los compradores, por lo que se ha interrumpido el plazo de devoluciones; siendo otras las circunstancias, tal derecho se ha visto eliminado de forma temporal con el fin de garantizar la seguridad y con ello poder limitar los desplazamientos que son innecesarios.

El confinamiento en las casas por la situación extraordinaria que estamos viviendo, ha hecho que los ciudadanos se queden sin poder disfrutar de los servicios que ya han sido pagados como es el caso del gimnasio o de la academia, por lo que surgen diversas dudas en relación a seguir pagando los distintos recibos que son generados por el colegio o por el comedor escolar, entre otros. En este sentido, en el real decreto-ley de medidas urgentes se han establecido determinadas facilidades para familias y para los consumidores como es el caso de la prohibición del corte del suministro de energía en el caso de impago o la suspensión de los plazos de devoluciones de los distintos productos mientras nos encontremos en tal estado de emergencia.

¿Se reintegra el dinero que se ha cancelado por la academia o por el gym?

Si las clases han sido suspendidas, corresponde una devolución. Y es que el consumidor cuenta con el derecho de un reembolso por quien le proporciona las actividades que no han consumidas. Tal consideración es válida para cualquier actividad que se haya visto interrumpida por la actual situación sanitaria. Desde este momento, la forma de reintegro puede ser distinta, hasta lo referente a la compensación de las futuras mensualidades. Esta consideración es aplicable tanto a gimnasios, como a academias cualquier tipo de actividad presencial y que están basadas en un contrato que se va pagando cada mes.