Comprar comida y cocinar, ya no son lo mismo

Para algunos es tan simple como comprar una cómoda cambiador bebé, para otros cocinar es sinónimo de terror y desesperanza por mostrarse incapaces de hacerlo ni siquiera de manera elemental. En el caso de los llamados millennials, ello posiblemente se encuentran más y mejor familiarizados con ello, y es la razón por la que de manera constante hacen uso de las diversas plataformas digitales y de los medios de distribución a través de Internet con el fin de comprar sus alimentos. Y es que la cocina ha encontrado diferentes manifestaciones por demás democráticas pero bien alejadas de las especializadas técnicas culinarias y de los tradicionalismos de las recetas de la abuelita.

Son los millennials en la actualidad una generación que se presenta como objeto de interés para el estudio de distintos estudios comprensivos mediante los que se trata de entender sus preocupaciones, características, inquietudes y aspiraciones con el fin de perfilar la manera en la que los usos y costumbres de nuestra época se han ido moldeando. 

Cuando se trata de alimentación, dicha generación presenta un particular interés, ya que con la introducción de la era del internet y con ella los cambios entorno a la producción, comercialización y consumo de determinados alimentos, los millennials son los que más influencia han tenido en la transición del modo en el que hoy nos relacionamos con la alimentación. Uno de los factores que se presenta como relevante de esta generación, es el hecho de que consume alimentos que se ha preparado en casa o bien, alimentos que fueron preparados fuera de ella. De esta manera, resulta importante el entendimiento de tales barreras como eje principal para alcanzar un entendimiento de cómo las fronteras entre los modos de alimentarse en la actualidad son cada día más difusas.

Uno de los puntos centrales que giran alrededor de este hecho, es que está generación se encuentra bastante familiarizada con el uso de las plataformas digitales y de los medios de distribución en el Internet de los cuales hacen uso con la idea de comprar sus alimentos, y ello va desde hacer la despensa, solicitar la entrega por medio de una app, o bien hacer una orden de un restaurante de comida a través de su página de Internet para pasar por ella luego, y hacer uso de los servicios digitales que hacen entrega de menús diarios. Dichas formas de consumo se han integrado a nuestras vidas de una forma relativamente rápida.

Pero, también se presenta que muy distinto a la generación X, quienes fueron los que antecedieron a los millennials, estos son más proclives a cocinar en casa, aunque esta cocina no se trate de una cocina cotidiana, sino más bien de una experiencia con la que deseen aprender o realizar algunas recetas que encontraron por Internet o simplemente con el fin de entretenerse junto a los amigos. Pero de acuerdo a algunas investigaciones, para ello el significado de cocinar se ha ido metamorfoseando pues muchos millennials consideran que cocinar abarca arreglar un plato que ha sido comprado preparado y que se le adicionan dos o tres aliños con el fin de mejorar el sabor.